A fin de abril se inician obras de renovación de aceras y soleras de Vivar y Tarapacá

Iquique 12 de abril de 2019 Por
Principales arterias del centro de Iquique serán dotadas de mobiliario inclusivo, replicando el del par vial O’Higgins-Bulnes
VIVAR

Pronto a iniciar obras, se encuentra el proyecto Iquique Ciudad Inclusiva, segunda etapa Vivar-Tarapacá, donde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a través de Serviu Tarapacá, intervendrá aceras y soleras con los más altos estándares constructivos, dotándolas de accesibilidad universal y mobiliario inclusivo similar al del par vial O’Higgins-Bulnes.

El proyecto de Conservación de Aceras con Accesibilidad Universal en principales vías del centro de Iquique, Tarapacá y Vivar, se encuentra en la última etapa para la firma del contrato con la empresa que se adjudicó las obras, constructora Bitumix, según informo el director de Serviu Tarapacá, José Tello Flores, “si todo marcha según lo planificado, a fines de abril se iniciarán las obras, la cual tiene una inversión total superior a los $586 millones y será financiada íntegramente con recursos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo”.

Al respecto, el Seremi Minvu, Mauricio Hidalgo, precisó que la construcción de una mejor ciudad es una tarea multisectorial, donde no sólo debe primar la mirada técnica, sino también social e inclusiva. “Por eso el proyecto piloto que ha desarrollado el Minvu bajo el concepto de “Ciudad Inclusiva” es una verdadera innovación. En Iquique, hemos constatado el impacto positivo que ha tenido la ejecución de las primeras etapas en el par vial O’Higgins-Bulnes, donde se cuenta con equipamiento urbano de alta tecnología que garantiza una verdadera inclusión para las personas con dificultad de desplazamiento, sumado a que estas veredas no han tenido ninguna intervención en más de 15 años”, precisó.

Proyecto

El director de Serviu Tarapacá, José Tello Flores, comentó que “serán intervenidos 890 metros lineales de calle Tarapacá, desde Patricio Lynch hasta Aníbal Pinto y 1.990 metros de Vivar, desde Esmeralda a Orella. El plazo para la intervención de ambos contratos es de 150 días corridos, lo que sin lugar a dudas mejorarán la calidad de vida de los iquiqueños, construyendo ciudades más amables e integradas”.

El proyecto incorpora sistema de APS, huellas podotáctiles y el mobiliario urbano. Incluye además la Conservación de aceras en hormigón y renovación de soleras. “Se aplicarán criterios de accesibilidad en esquinas, intersecciones como unidad base. Instalación de placas táctiles de alerta y direccionales. Reubicación de interferencias como cámaras, postes o grifos. Instalación de semáforos y dispositivos APS, similares a los que se ubican a lo largo de O’Higgins y Bulnes, además de mobiliario inclusivo”, dijo el director de Serviu.

Te puede interesar